1 de may. de 2019 | Mejorando tu Negocio

Gracias a los correos, hoy en día podemos ponernos en contacto con quien sea, a cualquier hora, en cualquier sitio. Como profesionales y empresas, esto nos da la oportunidad de captar clientes si les escribimos el mensaje correcto. Si mandas un correo cualquiera, probablemente pasara desapercibido.

En promedio, a una persona le toma 1 segundo para tener una primera impresión de alguien. Los clientes toman más o menos el mismo tiempo en distinguir si tu correo es original o es un SPAM.

Aquí te dejamos 6 pasos para escribir emails que dejen una buena primera impresión: 

1. Usa un nombre de email profesional

¿Quieres que te tomen en serio? Elige un correo que se vea profesional en tu ámbito de trabajo. Algo como eg_whatthehell@hotmail.com difícilmente le harán caso. 

Si puedes usar tu propio dominio con el nombre de tu marca, mejor aún. Algo como CONTACTO@TUEMPRESA.COM se ve mucho más profesional. De lo contrario, recomendamos usar Gmail. Asegúrate de colocar tu nombre y título en las configuraciones.

2. Usa una firma de Email

Crear una firma profesional para tu correo tiene un impacto enorme cuando quieres crear profesionalidad y credibilidad. Una firma con el logo de tu compañía o una foto de perfil junto a tu nombre, título y/o nombre de compañía hace una gran diferencia a la hora de que te tomen en serio.

3. Se creativo a la hora de colocar el "Asunto"

El texto en el "Asunto" es el factor más determinante a la hora de abrir o no tu correo. Al ser creativo y original, esto disminuye las probabilidades de que tu correo sea visto como SPAM. Esto le permite al cliente ver inmediatamente de que se trata el correo y puede ver que ya tienes un plan preparado para él.

4. Haz tus emails personales

Antes de comunicarte con un cliente potencial, tomate tu tiempo y haz tu tarea sobre ellos. Aprende sobre sus intereses personales o de trabajo para ver cómo sería la mejor manera de establecer una conversación que le llame la atención.

5. Asegúrate de llenar sus expectativas 

Hacer que un cliente abra tu correo es una cosa y mantenerlo interesado en el contenido es otra. Asegúrate de que las primeras oraciones y párrafos sean bastante relevantes para mantenerlo leyendo.

6. Menos es mas

No es bueno escribir demasiado. Mantener los correos cortos, pero con calidad es lo mejor. Solo tienes que pensar cuando te llega uno bastante largo. ¿Lo lees? Lo dudo.

Las personas normalmente quieren ir al grano de las cosas y que no les den mucho rodeo sobre lo que queremos. Esto te ayudara a no sobrecargar a un cliente con contenido innecesario.

Comentarios